englishspanishdeutschcatalanruski
RESERVA ONLINE

Valldemossa

Municipio de la isla de Mallorca a 17 km de la capital, Palma, y situado a 435 metros sobre el nivel del mar, forma parte de la sierra de Tramuntana, cadena montañosa que se extiende a lo largo de 80 km a lo largo de toda la costa septentrional de la isla. El origen del topónimo (valle de Mussa) se explica por la influencia del dominio islámico en Mallorca, durante 300 años, después de la invasión de la península Ibérica el 711. Valldemossa es rica en fuentes y está rodeada de una abundante y frondosa vegetación (olivos milenários, encinas y almendros, etc.), por eso ofrece al visitante la sensación de calma y quietud seculares. Tienen un encanto especial sus calles estrechas y empinadas. Se conserva en el pueblo la casa natal de la santa más venerada de Mallorca, Catalina Thomàs, quién nació en Valldemossa el 1531 y murió considerada una santa en Palma el 1574. Destaca también por su ubicación la iglesia parroquial, originaria del s. XIII, si bien reformada ampliamente en el s. XVIII. La atracción principal de Valldemossa ha sido y es, sin duda, el monasterio de la Cartuja. Aquí se visitan las habitaciones en las cuales se alojaron los adalides del romanticismo francés de mediados de s. XIX, el famoso compositor polaco Frédéric Chopin y su compañera, la escritora Aurore Dupin, más conocida por su alias de George Sand. Las huellas de su breve (diciembre de 1838 - febrero de 1839), aunque intensa, estancia ha originado desde entonces un incesante peregrinaje. 

Otros personajes ilustres dejaron su huella indeleble entre los valldemossins: El insigne Rubén Darío, Melchor Gaspar de Jovellanos, Santiago Rusiñol, el archiduque de Austria Lluís Salvador. A 5 km de esta localidad se encuentra Miramar, la antigua residencia de este último personaje. Aquí Bartomeu Caldentey, doctor en Teología por la Universidad de París, beneficiario residencial de la catedral de Mallorca, en colaboración con otro beneficiario de la Sede, Francesc Prats, instaron el relojero valldemossí Nicolau Calafat a construir una imprenta (1485) para editar obras de carácter espiritual. Siglos antes el insigne pensador Ramon Llull había fundado (1276) aquí un monasterio franciscano en el cual desarrolló la primera escuela de lenguas orientales en Europa, destinada a instruir los evangelizadores de África.

Otro lugar de visita es la Ermita. Está situada entre la mar y la montaña, a los pies de la sierra de Tramuntana, a 2 km en dirección a Deià, e integrada en un paraje de incomparable belleza y desde el cual se descubre un excepcional panorama; allá una pequeña comunidad de ermitaños mallorquines consagran sus vidas a la oración y la penitencia. Se ruega que respetar el silencio durante la visita. Por otro lado, las fabulosas vistas sobre la Mediterránea agradecerán un estado de ánimo pausado para disfrutar de la armonía del entorno. En definitiva, un pueblo urbanísticamente inalterado desde hace siglos, habitado por unas cálidas gentes cariñosas con el visitante respetuoso.